El boxeo es una escuela de vida: “Pollito” Ceja.

Originario de Atizapán de Zaragoza en el Estado de México, Julio “Pollito” Ceja no solo es un ejemplo como deportista arriba del ring sino un ejemplo como persona dentro de su comunidad, realizando labor social cuya finalidad es ayudar a otras personas a cambiar su vida, a descubrir que hay más mejores maneras de vivir la vida lejos de las calles, la violencia, los vicios, el crimen.
“Robos, violencia, son cosas que a veces me entristece, pero el deporte lo puede hacer de lado, al gimnasio nos han llegado chavos de la calle que hasta son rateros y se meten a boxeo”, señala.
Dentro de su experiencia recuerda que “incluso nos ha tocado de esos chavos que en la calle son muy peleoneros, que de inmediato se quieren poner los guantes y subirse a dar de golpes arriba del ring, que dicen que se rifan con quien sea, pero cuando los ponen a entrenar al rato se les baja lo valientes en un round, y eso nos sirve mucho porque eso que aprendieron se lo pasan a otros chavos”.
En lo que respecta como deportista profesional “el otro mensaje que quiero dejarle a la gente es que cuando termina un ciclo hay que hacerlo de la mejor manera, en mi caso, yo no quiero terminar como los peleadores de antaño que terminaron mal y sin un peso en la bolsa, yo quiero irme bien, como un gran campeón, físicamente bien y económicamente bien”.
Y es que uno de los grandes pilares en su carrera ha sido el gusto por lo que hace, el estar agradecido por poder hacer lo que le gusta y vivir un día a la vez.
Ceja del equipo de Promociones del Pueblo estará buscando su segundo título mundial la noche de este 23 de junio en el Mandalay Bay Resort & Casino de Las Vegas, en pelea Eliminatoria por el Campeonato Mundial de peso supergallo del Consejo Mundial de Boxeo, frente al peligroso ex monarca cubano Guillermo “Chacal” Rigondeaux.
A %d blogueros les gusta esto: